¿Dieta flexible o estricta? Cuál es la más recomendada

Elegir un tipo de dieta, plan de alimentación y simplemente unas pautas para comer de manera más nutritiva es una decisión compleja, ya que, existen una gran cantidad de mitos, creencias, y falta de información hacia ello.

Cuando escogemos un dietista o nutricionista, es importante conocer su manera de trabajo, incluso si nosotros mismos decidimos llevar un seguimiento de nuestra alimentación sea acorde a nuestra vida, llevadero y, especialmente, que nos cree una adherencia.

Antes de entrar en profundidad en cada tipo de plan, vamos a tener en cuenta dos factores principales que pueden influir a la hora de elegir uno u otro:

Crea un hábito.

No podemos conseguir cambiar nuestros hábitos de un día para otro. Es un proceso que requiere esfuerzo, dedicación y disciplina. Empieza por el principio.

Crear pequeños hábitos puede marcar la diferencia. Empezar por establecer pequeñas metas para cada día, de manera que, aunque al principio cuesten, se acaben instaurando y automatizando en nuestra vida. Si de un día para otro tratar de cambiar tu alimentación, lo más probable es que no consigas adaptarte realmente. En ocasiones es mejor actuar de manera más progresiva pero asegurándonos un cambio a largo plazo.

Te damos algunos ejemplos:

-Cambiar el proceso de cocinar los alimentos: los fritos por la plancha, horno, grill… Puede marcar una diferencia en el total calórico consumido a lo largo del día.

-Intercambiar el azúcar por edulcorante.

-Cambiar el chocolate que utilicemos por uno negro: podemos empezar con un 70% de cacao puro, y progresivamente ir aumentando el porcentaje de cacao.

Adherencia:

Por muy bueno y elaborado que sea el plan, debe crearnos adherencia. La adherencia es el comportamiento de la persona hacia una dieta, es decir, que siga las pautas, que a pesar de que no siempre resulte fácil, pueda mantenerlo en el tiempo ya que si no, acabará abandonando.

Ya sea nuestro objetivo ganar masa muscular o perder grasa, no es algo que se consiga de un día para otro, hay que mantener este déficit o superávit a lo largo del tiempo para obtener unos resultados adecuados.3-219x115 ¿Dieta flexible o estricta? Cuál es la más recomendada

Entonces, ¿dieta flexible o estricta? Características de cada una.

Dieta cerrada: es aquella que se caracteriza por ser más restrictiva en cuando a variedad de alimentos debido a que suelen estar preestablecidos en el número de comida correspondiente. Puede contar con alternativas pero de manera escasa.

Este tipo de dietas suelen ser más recomendadas para personas con objetivos muy concretos, como por ejemplo querer buscar un máximo rendimiento, competir etc.

Una de las principales desventajas y por la que las personas no consiguen mantener es que a la hora de socializar, es complicado poder cuadrar opciones que no sea aquella establecida. Psicológicamente son más duras y difíciles. Cuentan con un alto nivel de abandono.

Dieta flexible:

Son aquellas que se caracterizan por tener un abanico de platos y opciones entre las que escoger y realizar las combinaciones que lleguen a los macronutrientes establecidos. No hay que confundir dieta flexible con una dieta libre, ya que hace unos años, la polémica en este sector fue bastante amplia debido a que se empezaron a cuadrar como opciones bollería, comida rápida etc. porque entraba en macronutrientes.

Es más fácil de seguir y de crean una adherencia hacia ella. A la hora de socializar, puede resultar más fácil y llevadero ya que siempre podremos introducir una opción.

Recordemos que no todo vale, la finalidad es comer de manera saludable pero con un grado mayor de libertad.

¿Cuál elegir?

No existe una respuesta concreta para esta pregunta. Al igual que cada persona tiene unos requerimientos diferentes, la elección es personal e individual en cada persona.

Si nunca has tenido unos buenos hábitos, es la primera vez que quieres seguir un plan, te recomendamos probar una dieta flexible debido a que, hay que empezar por buscar un cambio de hábitos progresivo como hemos mencionado en apartados anterior. Si ya tienes experiencia, buscas objetivo, sabes disociar la ansiedad de la comida o simplemente prefieres ceñirte a un plan, una dieta cerrada puede ser la opción para ti.

Recuerda elegir un nutricionista, dietista o preparador acorde a tus objetivos, gustos y valores.

Otros puntos a tener en cuenta: 

Ser más restrictivo implica que los antojos pueden ser mayores ya que no hay posibilidad, a no ser que decidas saltarte el plan, de introducir el alimento concreto que te apetece en ese momento de tiempo.

Una dieta flexible, es un estilo de vida.Se basa en la búsqueda de la salud a largo plazo. Los alimentos saludables son la prioridad.

Por ser flexible, no significa que todo valga. Al fian, la calidad de los alimentos es muy importante, pero también el balance calórico. 1-219x115 ¿Dieta flexible o estricta? Cuál es la más recomendada

 

Promocion Tiendaculturista
Promocion Tiendaculturista