Aprovecha las vacaciones para divertirte entrenando (parte 1)

¡Buenos días! Estamos a menos de una semana de entrar en agosto, uno de los meses más esperados del año por muchísimas personas, ya que suele ser la temporada en la que se realizan esas deseadas escapadas a los lugares favoritos de cada uno, ya sea playa, montaña, ciudad o cualquier tipo de entorno. Esa gran expectación que se crea alrededor de este mes está acompañada, en los casos de los deportistas, de un cierto miedo. Miedo a perder los progresos que se han logrado durante el año, trabajando muy duro para ello.

Desde TiendaCulturista queremos libraros de esa preocupación, para que podáis disfrutar de vuestras vacaciones y despejar la mente. Con esta intención, hemos decidido dedicar nuestros tres siguientes textos a una serie de recomendaciones de ejercicios con los que mantendréis la forma física a la vez que os divertís. Se trata de entrenamientos cortos -que no te quitarán mucho tiempo- e intensos, con los que podrás activar tus músculos lo suficiente para que no pierdan ritmo.

Entrenar en vacaciones puede ser una forma de compartir buenos momentos con tus acompañantes

Todos los ejercicios que os vamos a mostrar hoy y en las siguientes dos publicaciones comparten una misma característica, que los hace especiales: están especialmente diseñados para ser realizados de forma cooperativa. Es decir, necesitarás de la ayuda de tu pareja, tus amigos, tus familiares o quienquiera que te acompañe en tus vacaciones. De esta forma, no solo se incentiva la interacción y la diversión durante el entrenamiento, sino que se elimina el problema de tener que alejarte de tus acompañantes para llevar a cabo tu rutina deportiva.

Como iréis viendo, los ejercicios permiten que ambos participantes entrenen, pero también pueden hacerse de forma que solo una de las partes sea la activa, mientras que la otra se mantiene como una simple ayuda.

Otro de los aspectos que se deben señalar es que, si bien algunos de los movimientos son óptimos para un entorno de playa, pueden llevarse a cabo sin ningún tipo de problema en cualquier otro lugar. Las posibilidades que ofrecen el mar y la arena, así como la alta proporción de personas que eligen ese tipo de destino, hacen que sea más sencillo escoger ejercicios enfocados a dicho ámbito.

Por último, antes de pasar a explicar los ejercicios, hay que mencionar que cada uno de los tres textos va a estar dedicado a un tipo de entrenamiento en concreto. Por lo tanto, cada uno podréis escoger el más indicado para vuestras necesidades y vuestros objetivos.

Circuito cooperativo de fuerza

Hoy vamos a proponer un circuito de fuerza, conformado por cuatro ejercicios.

Ejercicio 1. Una de las dos personas se coloca de pie, sujetando en vilo las piernas de la otra, que estará apoyada con las manos en el suelo en posición de flexiones o ‘push-up’. Debes sujetar los pies del compañero o compañera a la altura de tu cadera, más o menos. Si pretendéis participar ambos en el ejercicio, uno de los dos hará una flexión mientras el otro realiza un movimiento de peso muerto utilizando el peso de las piernas que está sosteniendo. Cuando se hagan las repeticiones deseadas, se cambian las posiciones.

Ejercicio 2. Debéis colocaros erguidos y de frente, con una separación de entre medio metro y un metro aproximadamente. Uno de los dos se pondrá a la pata coja y ambos estiraréis los brazos hacia delante para agarraros las manos. El ejercicio consiste en hacer una especie de sentadilla, pero teniendo únicamente una pierna apoyada en el suelo, y la otra persona hará de simple apoyo para evitar que se pierda el equilibrio o, si quiere participar, puede acompañar el movimiento con una sentadilla clásica. Cuando se hayan completado las repeticiones establecidas con cada una de las piernas, se cambian las posiciones.

Ejercicio 3. En este ejercicio, una de las dos personas solo puede hacer de apoyo para la otra, ya que tiene una complejidad mayor. Para llevarlo a cabo, uno de los dos participantes debe hacer el pino, mientras que el otro le sujeta las piernas para evitar que se caiga. El ejercicio consiste en hacer flexiones en esa posición de ‘pino’; es decir, se deben flexionar los brazos lentamente y luego volver a estirarlos, evitando que la cara llegue a tocar el suelo.

Ejercicio 4. Es el más simple de los cuatro. Se trata de realizar una serie de 4-5 saltos en horizontal. Si estás en la playa, la arena hará que ejercites con más intensidad tus piernas; además, te permite realizar una pequeña competición con tu compañero o compañera de entrenamiento, para hacerlo todo más ameno y divertido.

Aprovecha las vacaciones para divertirte entrenando (parte 1)
5 (100%) 1 voto