AGUJETAS: prevención, mitos, suplementación.

El agua con azúcar o bicarbonato son dos remedios populares que sólo favorecen la hidratación, no alivian el dolor de las agujetas ni las evita

 

azucar2-300x216 AGUJETAS: prevención, mitos, suplementación.El dolor es uno de los síntomas específicos de las agujetas. Estas molestias aparecen generalmente en individuos no entrenados cuando comienzan a practicar algún deporte, al reintegrarse a la práctica deportiva después de un período de inactividad, al pasar de un entrenamiento suave a uno intenso o después de un esfuerzo de intensidad no habitual. Por lo general, se producen pasadas unas horas después del ejercicio.

Las agujetas son una sensación que se produce cuando se mueven los músculos, parecido a los pinchazos de unas agujas. La teoría más conocida sobre su formación es la que dice que se producen por el exceso del ácido láctico que se libera normalmente durante el ejercicio. Al enfriarse el músculo tras el entrenamiento, el ácido láctico solidifica y cristaliza, y los cristales se clavan «como agujas» en las fibras musculares. Debido al hecho de que el ejercicio hace disminuir el dolor se creía que el calor producido por el músculo hacía que los cristales se deshicieran. Una teoría muy extendida, pero falsa.

En realidad, las agujetas surgen como consecuencia del sobreesfuerzo de la musculatura, lo cual provoca micro roturas de las fibras musculares, dando lugar a la inflamación del músculo afectado. Es la propia inflamación la que provoca el dolor, que suele llegar a su punto álgido entre las 24 y 48 horas del ejercicio desmesurado. El dolor que aparece atiende a dos razones: bien porque la fibra muscular es débil y no es capaz de sostener el nivel de ejercicio, o bien porque se realiza un trabajo muscular cuando se está desentrenado y la fibra no es capaz de soportarlo.

Las zonas más afectadas por este dolor son las uniones musculares y los tendones cerca de las articulaciones, puesto que es en la zona músculo-tendinosa donde existen más fibras musculares débiles y más tensión. Las agujetas acaban con las fibras débiles, y las que consiguen aguantar la presión se hacen más fuertes.

Es recomendable utilizar estos 5 consejos para aliviar tus músculos doloridos la próxima vez que realices una sesión de entrenamiento. No existe un tratamiento probado y cierto para el DMAT, pero hay varios pasos que puede tomar para ayudar a minimizar su gravedad:

  • Ibuprofeno: En dosis bajas, ha sido específicamente demostrado que disminuye el dolor muscular, te ayudará a aliviar las agujetas en los casos graves.
  • El estiramiento suave: Cuando los músculos están en modo de recuperación tienden a endurecer, lo que exagera los sentimientos de dolor.  Estiramientos lentos y suaves en la zona afectada van a aliviar la sensación de tirantez y el dolor difuso.
  • Ligero masaje: Un masaje de un músculo dolorido puede ayudar a reducir la tensión, mientras que el aumento del flujo sanguíneo que ayuda a acelerar la recuperación, lo que acorta la duración de agujetas.
  • Baño caliente: Al igual que con el masaje, el agua caliente se aflojan los músculos y mejorar la circulación. Una mejor circulación significa más oxígeno y sangre rica en nutrientes al rescate de tus músculos doloridos.
  • El tratamiento caliente / frío: Aplique una compresa de hielo durante 15 minutos, seguido de un paquete de calor por otros 15, y viceversa. Los estudios han demostrado que alternando frío con caliente  es un método muy eficaz para promover la circulación y la recuperación muscular.

 

AGUJETAS: prevención, mitos, suplementación.
4 (80%) 559 votos