¿Es bueno el zumo de naranja para el desayuno?

¿Zumo de naranja para el desayuno? Cargado con vitaminas y minerales, pero también con azúcares, el zumo de naranja puede ser un impulso de energía al comienzo del día. ¿Puede este zumo causar, además de una «explosión» de energía por el momento, una posterior «desaceleración» del metabolismo, una disminución en la quema de grasas?

naranja-zumo ¿Es bueno el zumo de naranja para el desayuno?

Zumo de naranja para el desayuno

Los zumos de frutas, tés endulzados, leche, refrescos y bebidas alcohólicas están todos en la categoría de bebidas calóricas. Aunque a menudo se descuidan cuando se trata de reducir la ingesta calórica, estas bebidas, según los estudios realizados hasta ahora, están involucradas en el desarrollo de la obesidad. [1-3]

Bebidas calóricas y el peso

Durante mucho tiempo se pensó que las bebidas calóricas causan aumento de peso solo al aumentar la ingesta calórica [3]. Por lo tanto, muchos estudios experimentales han demostrado que, tanto en niños como en adultos, el exceso calórico total ocurre cuando la comida se acompaña de una bebida calórica, en lugar de agua. Por supuesto, no creemos que cuando consumimos un zumo o tal vez un vaso de vino en una comida, comamos menos para compensar la ingesta calórica de la bebida.

 ¿Es bueno el zumo de naranja para el desayuno?

Life Pro Vitamina C 1000mg 90 Cápsulas

Life Pro Vitamina C 1000 mg. es un complemento alimenticio ideal para todas aquellas personas que necesiten un extra de vitamina C en su dieta.

 ¿Es bueno el zumo de naranja para el desayuno?

Sin embargo, un estudio realizado en 2012 [4] mostró que una bebida calórica que se consume con una comida influye no solo en la ingesta total de calorías, sino también en los recursos que el cuerpo consumirá, con prioridad, después de esa comida. A diferencia del agua potable, las bebidas calóricas priorizan la oxidación de carbohidratos sobre la grasa al aumentar la disponibilidad de carbohidratos y / o al estimular la secreción de insulina [5-8].

Como actúa el zumo de naranja en el metabolismo

Específicamente, los investigadores han demostrado que si tomamos un zumo de naranja al desayuno, la tasa de quemar grasa en el cuerpo disminuye significativamente, las grasas ingeridas en esa comida se consumen muy lentamente, en un tiempo mucho más largo, con el riesgo que con el tiempo se acumularán.

El estudio comparó el balance de energía y grasa para adultos y adolescentes sanos con peso normal. Suponiendo que el tiempo promedio entre una comida y la próxima merienda sería de ~ 3 h, el estudio trató de evaluar si las personas que consumen un zumo de naranja en el desayuno en lugar de agua oxidarán la cantidad de grasa consumida en el desayuno a la siguiente comida.

zumo-de-naranja ¿Es bueno el zumo de naranja para el desayuno?

La insulina

Los investigadores encontraron que después del desayuno, los niveles de insulina aumentaron en comparación con el valor inicial para ambos grupos de edad. El aumento postprandial en el nivel de insulina fue más prolongado cuando se toma un zumo de naranja en el desayuno. En este caso, el nivel de insulina estaba por encima del nivel basal, incluso a los 30, 90 y 120 minutos después del desayuno. Si se consumió agua en el desayuno, el nivel de insulina salival fue superior a 60 minutos para los adolescentes, y solo 90 minutos para los adultos.

Para ambos grupos de edad, la oxidación de grasas disminuyó significativamente a los 30 minutos después del desayuno, en el caso del grupo de zumo de naranja, pero no cambió significativamente para aquellos que bebieron agua. Los cambios posprandiales en la oxidación de las grasas fueron significativamente alterados por la bebida consumida en el desayuno.

En los adolescentes, el desayuno con zumo de naranja se asoció con una disminución del 29% en la oxidación de grasa postprandial en comparación con el desayuno con el que se bebió agua. En adultos, el desayuno con zumo de naranja se asoció con una disminución del 31% en la oxidación de grasa postprandial.

Aporte calórico del zumo de naranja

La ingesta calórica del desayuno con zumo de naranja fue 882 kJ (210 kcal) más alta que cuando se consumió agua. El zumo de naranja duplicó el contenido de carbohidratos de la comida. Ambas comidas tenían el mismo contenido de grasa (12 g).

A los 150 minutos después de la comida con zumo de naranja, los adolescentes acaban de oxidar la cantidad de grasa consumida en el desayuno. En ese momento, los adultos aún no habían terminado de oxidar la grasa del desayuno. A diferencia de ellos, al mismo tiempo, todos los que bebieron agua habían terminado de oxidar la grasa que habían consumido en el desayuno.

Por lo tanto, los individuos en el grupo de zumo de naranja pueden ser propensos a la acumulación de grasa si son sedentarios y si se consume grasa en cada comida.

La acumulación de tejido graso en el cuerpo ocurre cuando la ingesta y / o síntesis de grasa excede la oxidación de grasa. El zumo de naranja no contribuye a la ingesta de grasas. Debido a su alto contenido de fructosa, el zumo de naranja puede aumentar la síntesis de grasa hepática [9], aunque la síntesis de grasa de novo del exceso de carbohidratos es insignificante [10]. En adultos, el exceso de carbohidratos aumenta las reservas de grasa, no al convertir los carbohidratos en grasa, sino al suprimir la oxidación de las grasas de los alimentos [11].

Para los adolescentes, el desayuno con zumo de naranja se asoció con un aumento significativo de los niveles de insulina postprandial. La insulina es un determinante muy sensible e importante del metabolismo de los macronutrientes. Incluso pequeños aumentos en la disponibilidad de carbohidratos o insulina, como ocurren después de la ingestión de fructosa, son suficientes para disminuir la oxidación de grasas [12]. La fructosa representa la mitad del total de carbohidratos en el zumo de naranja.

zumo-de-naranja-natural ¿Es bueno el zumo de naranja para el desayuno?

Zumo de naranja natural

Si bien el estudio se realizó con un solo tipo de bebida calórica, otros tipos de bebidas calóricas, como leche, otros zumos, bebidas deportivas, bebidas gaseosas, probablemente causen una disminución de la oxidación de las grasas, ya que también contienen carbohidratos, lo que provoca una respuesta similar del cuerpo.

Referencias

  1. Ludwig DS, Peterson KE, Gortmaker SL. Relation between consumption of sugar-sweetened drinks and childhood obesity: a prospective, observational analysis. Lancet. 2001;357:505–8 [PubMed]
  2. Harrington S. The role of sugar-sweetened beverage consumption in adolescent obesity: a review of the literature. J Sch Nurs. 2008;24:3–12 [PubMed]
  3. Malik VS, Schulze MB, Hu FB. Intake of sugar-sweetened beverages and weight gain: a systematic review. Am J Clin Nutr. 2006;84:274–88 [PMC free article] [PubMed]
  4. Stookey JD, Hamer J, Espinoza G, Higa A, Ng V, Tinajero-Deck L, Havel PJ, King JC. Orange juice limits postprandial fat oxidation after breakfast in normal- weight adolescents and adults. Adv Nutr. 2012;3(4):629S–635S
  5. Paterson CR. Essentials of human biochemistry. Edinburgh: Churchill Livingstone; 1987
  6. Hargreaves M, Hawley JA, Jeukendrup A. Pre-exercise carbohydrate and fat ingestion: effects on metabolism and performance. J Sports Sci. 2004;22:31–8 [PubMed]
  7. Coyle EF, Jeukendrup AE, Wagenmakers AJ, Saris WH. Fatty acid oxidation is directly regulated by carbohydrate metabolism during exercise. Am J Physiol Endocrinol Metab. 1997;273:E268–75 [PubMed]
  8. Sidossis LS, Gastaldelli A, Klein S, Wolfe RR. Regulation of plasma fatty acid oxidation during low- and high-intensity exercise. Am J Physiol. 1997;272:E1065–70 [PubMed]
  9. Stanhope KL, Schwarz JM, Keim NL, Griffen SC, Bremer AA, Graham JL, Hatcher B, Cox CL, Dyachenko A, Zhang W, et al. Consuming fructose-sweetened, not glucose-sweetened, beverages increases visceral adiposity and lipids and decreases insulin sensitivity in overweight/obese humans. J Clin Invest. 2009;119:1322–34 [PMC free article] [PubMed]
  10. Hellerstein MK. No common energy currency: de novo lipogenesis as the road less traveled. Am J Clin Nutr. 2001;74:707–8 [PubMed]
  11. McDevitt RM, Bott SJ, Harding M, Coward WA, Bluck LJ, Prentice AM. De novo lipogenesis during controlled overfeeding with sucrose or glucose in lean and obese women. Am J Clin Nutr. 2001;74:737–46 [PubMed]
  12. Hargreaves M, Hawley JA, Jeukendrup A. Pre-exercise carbohydrate and fat ingestion: effects on metabolism and performance. J Sports Sci. 2004;22:31–8 [PubMed]

Promocion Tiendaculturista
Promocion Tiendaculturista